Para poder adentrarnos en el fascinante mundo de los servidores, debemos conocer en qué consiste un equipo servidor. Un servidor es un equipo con una configuración más eficiente y robusta, que se encarga de prestar un servicio dentro de una red y dependiendo del servicio, tiene un nombre distinto. Es decir, si el equipo maneja el correo electrónico de la empresa sería el servidor de correo, si en cambio se encarga de la base de datos sería el servidor de base de datos, y si se encarga de almacenar y de manejar la página web de la compañía, sería el servidor web. Así es como se nombran los equipos.

Primer paso – Definir físicamente cuál es más conveniente

Hay dos tipos de servidores, está el servidor de torre y el servidor de rack, a continuación te ayudaremos a definir cuál es el más apropiado para ti desde el punto de vista físico:

Servidor de Torre

Los servidores en torre en apariencia son parecidos a una CPU de un equipo convencional, solo que son más pesados, por lo tanto para ubicarlos en una oficina, en un sitio fijo, o en un espacio de trabajo requieren espacio para el monitor, el mouse, y el teclado, es lo ideal.

Servidor de Rack

Los servidores en rack son planos y delgados, van encima de una caja metálica llamada gabinete y se montan en unos rieles que permiten meterlos y sacarlos fácilmente. Si hablamos del espacio, estos servidores son prácticos y dinámicos.

Segundo paso – Definir la capacidad

Teniendo claro cuál es el mejor formato físico para tu empresa, debes analizar la cantidad de usuarios que estarán conectados a este servidor y así tendrás una idea de la carga operacional, pues entre más usuarios estén conectados más robusto debe ser el equipo. También debes tener en cuenta cuantos procesadores necesitas, esto depende del nivel de procesamiento de datos que demanda la empresa, así mismo debes elegir la cantidad de memoria RAM. Es importante resaltar que que la memoria RAM siempre debe ir balanceada, por lo tanto si tienes dos procesadores, cada procesador debe tener la misma cantidad de memoria RAM. Por último, pero no menos importante, están los discos duros. Hay 2 tipos de discos duros que son muy comunes en los servidores, están los SATA y los SAS.

El formato más popular de los discos SATA es 7.2K mientras que en los SAS  hay dos formatos principales, los 10K y los 15K. La ‘K’ se refiere a la velocidad a la cual los discos rotatorios giran. La gran diferencia entre ellos es que los discos SAS son más rápidos y fiables que los discos SATA. Los discos SAS tienden a usarse para informática avanzada, donde una alta velocidad y disponibilidad son cruciales, como por ejemplo las transacciones bancarias y el comercio electrónico. Los discos SATA tienden a usarse para el trabajo de oficina o a nivel de usuario, con roles menos exigentes, tales como el almacenamiento de datos y los backups. Algunos servidores de última generación vienen con discos duros de estado sólido (SSD), estos son 5 veces más rápidos que los SAS y se utilizan para la instalación del sistema operativo.

Tercer paso – Contacta a un Especialista de Rentasistemas

Contacta a uno de nuestros Asesores Especializados para ayudarte a definir cuál es la mejor opción en Alquiler de Servidor para tu empresa.

Agradecemos informarnos su necesidad para que un asesor especializado se comunique con usted

Agradecemos informarnos su necesidad para que un asesor especializado se comunique con usted

Empresa:
Nit:
Dirección Comercial:
Nombre:
Apellido:
Cargo:
Dirección de Email:
Teléfono:
Ciudad:
Equipos para alquiler:Computadores
Servidores
Portátiles
Impresoras
Scanners
Videobeam
Otros
Acepta Política de Tratamiento de Datos personales:Si
 

You have Successfully Subscribed!

Share This